domingo, 24 de julio de 2011

Nos Quedamos!

To the Horizon © David Dillon

Ya el mes de Julio esta casi por terminar, y no hemos recibido ninguna notificación de la embajada relacionada con las ordenes para los exámenes médicos. Vamos por el quinto mes del embarazo, por lo que por muy rápido que llegasen, estaríamos hablando ya cerca del séptimo mes (ya entrado el Otoño). Bajo estas condiciones ya comenzamos a creer que seria un poco irresponsable pensar en que vamos a dejar todo de buenas a primeras para que el parto se de en Canadá.

Por lo que todo apunta a que nos quedaremos por aqui por un rato, de duración indeterminada como todo en este proceso.Es momento de comenzar a pensar en darle respuestas a muchas interrogantes que para ser sinceros, considero un poco incomodas. Como por ejemplo: donde vamos a dar a luz? Donde va dormir? donde esto, cuando aquello, etc, etc, etc

Y no es una pregunta trivial, pues toca balancear la calidad de vida y la posibilidad muy cierta de que se nos vayan una parte considerable de los ahorros destinados al plan de migración. Por ejemplo en el caso del parto, y debido a que nuestra cobertura del seguro es, para decirlo en términos decentes, deficiente, nos hemos visto forzados a evaluar concienzudamente este asunto. Afortunadamente, ya hemos conversado con el ginecobstetra y creemos haber conseguido una buena opción:  será en una clínica pequeña, donde ya el doctor ha trabajado y de la cual, tenemos buenas referencias de otras personas. aun nos falta ir a visitarla y hablar mas formalmente de números, pero digamos que estamos un poco calmados al respecto.

Asimismo, debemos pensar en todo lo relacionado con la llegada del nuevo bebe. Por un lado el cuarto que nos ha albergado transitoriamente (pues nos íbamos según, muy pronto...) por ya poco más de dos años, se volverá rápidamente pequeño. Por otro lado están sus cosas, la cuna, el coche, los teteros, la ropa... cosas que nos habíamos atrevido a pensar que serian ya un poco más definitivas están en nuestro casa, pero que hoy seguirán siendo transitorias.

En fin, muchas cosas en que pensar estos días, con fe en que el tiempo de Dios es perfecto y confiados en que no seremos la excepción a del Dios aprieta, pero no ahorca.

Recomendaciones