domingo, 23 de agosto de 2015

El libro del RESP



Navegando por la red me conseguí con el libro The RESP Book: The Simple Guide to Registered Education Savings Plans for Canadians (disponible en Amazon y muy probablemente en su biblioteca local) de Mike Holman. El cual les recomiendo leer aunque estén utilizando los servicios de un Asesor financiero. El libro se lee fácil, y describe de una forma entendible los beneficios y las reglas del RESP, cuando y como usarlo (y cuando y como no hacerlo).


Yo ya había investigado bastante sobre el RESP (incluso publiqué un post al respecto), y aun así el libro me ha servido para descubrir algunas cosas nuevas, como por ejemplo cuanto es lo máximo que tiene sentido depositarle a esta cuenta.

El numero mágico que maximiza los beneficios del bono gubernamental es de 2500/año, lo que se traduce en 208.33/mes. Para lograr obtener el máximo beneficio ($7200) esto debe hacerse por aproximadamente 173 meses (casi 14 años y medio). Si en determinado año no podemos contribuir los 2500, en los proximos años se puede hacer catch-up, pero hasta un máximo de $5000/año (sin embargo, hay unas cuantas reglas al respecto que el libro explica sobre esto). También dan el dato sobre la edad mínima para obtener el máximo de los beneficios: ~10 años (y eso si se pueden hacer contribuciones de $5000 anuales hasta que cumpla los 17).

También nos habla sobre el tope máximo de contribuciones: $50 mil, pero que en la práctica, contribuir mas de $36 mil no tiene mucho sentido a menos que se hayan agotado el espacio en otros tipos de cuentas registradas (RRSP y/o TFSA)

También habla de que hacer en casos que el beneficiario no asista a la escuela, y también unos consejos sobre como manejar el tema de los taxes cuando llegue la hora de  retirar dinero de la cuenta.

Algo sobre lo que hace énfasis el libro es que el dinero pertenece al subscriptor y no al beneficiario (el potencial estudiante), hasta el momento en que se comienzan a hacer los retiros. Es un punto importante sobretodo en casos cuando es un tercero el que abre el RESP para el beneficiario (pues cualquiera puede hacerlo si tiene el SIN de tus hijos). Ejemplo si una abuela contribuye a un RESP donde ella es el subscriptora y el beneficiario es el nieto, y la abuela fallece sin dejar un testamento donde claramente indique que el RESP le queda a su nieto, este tiene que ser liquidado (pagando unas cuantas penalidades) y ser repartido entre los herederos.

Algo similar pasa (y esto no lo menciona el libro), si uno se declara en bancarrota. Por más que uno quisiera creer que el RESP es intocable (pues aquí en Canadá protegen a los chamos, bla bla bla), lo cierto es que el RESP no propiedad del estudiante, sino del subscriptor, y si este se va a la quiebra, pues los acreedores tienen el derecho de liquidar el RESP para cobrar lo que le deben.

Interesante no?, bueno allí les dejo esta recomendación para ampliar un poco el entendimiento de uno de los mejores beneficios que tenemos aquí para financiar la educación de nuestros hijos.

Hasta la próxima!


Te gustó esta entrada? Pues asegurate de compartirla con tus amistades en tus redes sociales. Para no perderte las siguientes, te invito a ingresar tu dirección de correo aquí debajo

Recomendaciones