viernes, 12 de octubre de 2012

Me voy del País!


Luego de asimilados los resultados de las ultimas elecciones en Venezuela, no es de extrañar ver un aumento de visitas al blog provenientes nuestro país de origen. Tampoco es de extrañar que el grupo de Venezolanos a Quebec (en el cual soy parte del equipo de moderadores) haya sobrepasado los 2000 miembros registrado, ni el ver multiples actualizaciones en Facebook de amigos que aun están por allá y que ahora por primera vez están realmente considerando emigrar. Tampoco es de extrañar que comiencen a aparecer artículos en prensa desdeñando de los cobardes que hemos decidido cambiar de escenario en búsqueda de la prosperidad y la felicidad. Nada de eso me extraña ya.



Lo que les puedo sugerir a quienes están recién comenzando a pensar en el proceso, es que no lo hagan solamente porque su opción política perdió las elecciones. Condicionar su plan a un determinado resultado
electoral puede ser contraproducente, sobretodo para un proceso que requiere un grado de dedicación tal, que hace difícil llevarlo a cabo si solo se le ve como un Plan B.

Si crees que el país va a cambiar a tu favor en 6, 3 o 1 año en caso de cambiar el gobierno, quizá emigrar no se lo mejor para ti. Quizás debas enfocar tus energías a aprovechar el cambio que esperas. Como dije el refrán  "A rió revuelto, ganancia del pescador". En mi opinión, Venezuela aun presenta muchas oportunidades para hacer dinero y progresar, pero solo si estas dispuesto a sacrificar la calidad de vida, tu seguridad, y hasta parte de tus valores fundamentales. Aun así, es una opción a considerar.

En caso de que verdaderamente estés dispuesto a lanzarte a la aventura migratoria, te sugiero que no escojas el país destino por el simple hecho de que fulano o zutano están viviendo por allá y les va bien. Cada historia es distinta y toca autoevaluarse, hacerse una especie de matriz FODA y ver en que país tus habilidades y tus deseos tendrán el mejor encaje.

Puede que te resulte atractivo venir a Canadá, pero si no manejas los idiomas y no tienes tiempo/dinero/voluntad para ponerte a estudiarlos y dominarlos, capaz te podría convenir un país de habla hispana (Costa Rica, Panamá, Argentina o Miami se me vienen a la mente), donde puede que estes más seguro (En comparacion a Venezuela) y tu adaptacion sea más fácil. Esto bien puede tornarse como una solución permanente, o como una temporal mientras mejoras tus chances de venir a Canadá (o Australia, Noruega, Corea o Taiwan...) bien sea estudiando idiomas, alguna especialización o una carrera alternativa (como la enfermería, que según esta siempre en demanda por estos lados).

Si solo sabes trabajar, como muchos que aplicamos por el programa de trabajadores calificados, también te
sugiero consideres que en el primer mundo trabajando pueder irte bien, pero es difícil amasar una gran fortuna (pero no imposible). Si quieres dinero rápido, puede que te convenga mejor probar suerte en el Medio Oriente, África o en ciertas regiones de Asia, donde la mano de obra calificada es apreciada y la prima de riesgo asociada requiere que los salarios sean atractivos. Allá podrás hacer dinero, a costa claro esta del riesgo físico, la incertidumbre a largo plazo de tu estatus migratorio, y posiblemente una menor calidad de vida para ti y los tuyos. Haz tu análisis de relación costo - beneficio. Soltero quizás no me hubiese importado pasar una temporada en Yemen. Ahora con esposa e hijo, la perspectiva es diferente.

Recuerda que la decisión de emigrar sera finalmente tuya, las circunstancias pueden que te hayan hecho (re)considerar la opción de emigrar, pero la decisión es tuya y de nadie mas. Eso de "Me vi forzado por las
circunstancias a abandonar mi país", mejor se lo dejamos a quienes apliquen por asilo no crees?

Ojo, No digo que sea fácil (tanto emigrar como quedarse en Venezuela), no lo es, y lo digo como alguien que estuvo en un lugar similar (mas no igual) al tuyo, pero por ahí dicen que las decisiones mayores hay que tomarlas con la cabeza fría, y emigrar es sin lugar a duda una gran decisión que merece detenerse a analizar.



Te gustó esta entrada? pues asegurate de no perderte las siguientes recibiéndolas directamente en tu correo, solo tienes que ingresar tu dirección de correo aquí debajo