miércoles, 31 de agosto de 2011

La Corbata

Leer los blogs se ha vuelto un sentimiento encontrado. Si bien me encantan como una fuente de información, creo que estos días he tenido una sobredosis de ellos. Y digo sobredosis pues en la empresa donde laboro actualmente se han dado a la tarde de habilitar un feroz firewall, el cual si bien bloquea prácticamente toda la web,  ha dejado a Google y los servicios alojados allí libre (parte de ellos en realidad, pues a Gmail no puedo entrar). Es así pues que mi mundo virtual, ese que visito en los momentos de ocio, se ha reducido a los blogs que sigo en el Google Reader. Muchos sin imágenes ni videos (solo veo imágenes si fueron subidas por blogger), pero el poder leer las historias me ha mantenido entretenido. El efecto secundario es que no me es posible leerlos sin sentir un poco de frutración por las cosas que leo y veo.

Y es que no es fácil leer todas las historias propias del verano, historias llenas de paseos, vacaciones, paisajes… que demuestran la alegría propia de esta estación, cosa que para quienes vivimos en tierras de a lo sumo dos estaciones al año es difícil de imaginar. pero que ya nosotros lo vivimos hace ya casi 3 años,  por lo que tenemos una idea de lo que nos estamos perdiendo. No sé bien cómo explicar el sentimiento, por lo que tratare de hacerlo con una analogía:


Se imaginan tener una reservación en el mejor restaurante y que no lo dejen entrar a uno pues no tiene corbata. Resulta que tenemos una reservación hecha hace mas de un año,  estamos bien vestidos  y no somos criminales, aun así nos exigen la corbata. Resulta que quien nos viste se fue a buscar esa corbata en Trinidad y Tobago, hasta allá lo enviamos hace ya par de semanas, pero aun no ha vuelto y no tenemos noticias de él. Estamos por escribirle a su familia a ver qué puede haberle sucedido, pero no nos animamos pues en el pasado esa familia no responde correos, ni faxes, ni llamadas.

Si se sigue demorando, tocará quedarse en casa, el bebe no sabe de corbatas y no va esperar por ella. Si no llega pronto, nos tocará venir al Verano siguiente (o primavera quizás). A fin de cuentas el restaurant no se va a mover de donde esta… pero que bien se ven esas fotos de los platos, y que bien huele…

Recomendaciones