domingo, 18 de diciembre de 2011

La Nevera


Saludos, espero entiendan que la casa esta un poco (ja, no se a quien engaño con lo de poco jejeje) ajetreada con la llegada de Samuel y el nuevo trabajo. Pero para que no nos olviden, aqui les dejo un articulo que escribi mientras aun no teniamos internet (por ahi por el 9 de noviembre).

La Nevera

Resulta que nuestro apartamento nos vino sin cocina y sin nevera, lo de la cocina hayamos una solución temporal, pero la nevera eso si fue una fuente de stress considerable.

Lo primero que estudiamos fue la opción de comprar una usada, para lo que fuimos a una tienda local donde hablan español (PRIMERA PARADA) (Carrefour algo, luego les pongo la dirección), allí nos dijeron que las neveras rondaban los $180+$20 la livraison (el transporte) y daban 30 días de garantía. Ellos nos dijeron que solo le reparaban cosas como el rebobinado del ventilador, pero que si le conseguían fugas de gas las vendían al reciclaje de metal, lo que nos pareció bien pues hemos oído de reparaciones de ese tipo que a los 5 meses ya hay que volverle a cargar el gas. Ese día sin embargo, solo tenían 2 modelos y como aun no nos habían entregado el apartamento, pues no sabíamos bien las medidas donde iba a colocarse la nevera.

Al hablar de estos precios con nuestros amigos, pues ellos nos sugirieron que averiguásemos los precios de modelos nuevos, lo cual nos pusimos a hacer en las ofertas que llegan semanalmente a la puerta de las casas.

SEGUNDA PARADA 
Allí vimos que los precios rondaban los 600 a 800 dólares solo por la nevera y como 500 por la cocina. Sin embargo habían unas cuantas ofertas, una de ellas en una tienda llamada Brault et Martineau, donde aparecía una nevera por 399 + tax pero con el transporte incluido en el precio, la cual decidimos ir a ver.

Al llegar a la tienda nos indicaron que los modelos de la promoción no estaban ubicados allí, sino en otra sucursal donde vendían productos en liquidación. Por lo que no pudimos hacer mucho más allí, mas que ver las otras neveras rondando los $900... Way out of our budget.

Seguimos revisando en las ofertas, incluso en kijiji (aunque no teníamos idea de cómo hacer el transporte) y nada, la mejor oferta seguía siendo el modelo usado del Carrefour.

El stress comenzó una vez que nos entregaron el apartamento, pues debíamos de reducir la cantidad de veces que comíamos fuera tanto por la dieta que le indicaron a Yaxi como por el impacto que el hacerlo tiene en el presupuesto. Sin nevera, no es tan fácil hacer una dieta sana.  

TERCERA PARADA
Una día veníamos de la consulta médica y le pasamos por un lado  a la sucursal de las liquidaciones y decidimos entrar a ver, allí estaba la nevera por 399 con un año de garantía del fabricante, 3 con la garantía "legal" de Quebec (esto tengo que investigarlo más) y 4 si compraba uno un plan suplementario por casi $150). Queríamos comprarla, pero era el doble de la usada...

CUARTA PARADA.
Ya es el segundo día en el apartamento y decidimos ir de nuevo a la tienda de cosas usadas decididos a comprar una que se viese en buen estado. Fuimos y solo quedaba una, la cual no se veía muy bien y además nos pareció muy grande para el apartamento. Decepcionados nos fuimos a una ferretería cerca a ver las persianas que hacían falta, sin embargo más que persianas lo que estuvimos fue caminando dándole vueltas a la cabeza sobre si ir a comprar la nueva, cosa que a la final terminamos decidiendo.

QUINTA PARADA (pues no hay quinto malo!)
Volvimos a la tienda de liquidación y allí estaba la nevera e 399, tan linda ella. Si hablar mucho le dijimos al señor que nos atendió que la queríamos comprar, él nos dijo,  “?Bien, y para cuando la quieren?” Yaxi le dijo de una vez y desde el alma: “!Ahora mismo si es posible!” A lo que el señor respondió, Imposible!, no la hay en stock, déjeme ver la próxima fecha disponible... luego procede a ir a revisar a un computador y vuelve diciendo: se la puedo hacer llegar a su casa en 20 días, le parece bien?...
 
Al ver nuestra cara él nos ofreció otro modelo, algo más caro, pero en el cual nos hizo una rebaja (pequeña pero rebaja  al fin), la cual estaba en stock, pero por la que igual deberíamos esperar 2 días para la entrega.

Así que esperamos la noche del jueves todo el viernes hasta el sábado. Como nota curiosa, les cuento que no pudimos resistir el comprar leche (liquida, la de polvo no se consigue aquí) y dado que hay que mantenerla refrigerada no se nos ocurrió nada mejor que ponerla en la ventana. Justo durante esos días la temperatura en la noche estuvo rondando los -1 grados centígrados así que no nos pareció alocada la idea. Que como mantuvimos a las ardillas y los gatos alejados? Pues aquí los apartamentos tienden a tener ventanas dobles para aislarse del frio (imagínense dos ventanas corredizas, separadas como por 10 centímetros), así que fue en ese espacio que colocamos la leche. Que como cupo el envase? pues otra cosa curiosa es que aquí la leche la consigue uno en bolsas! (y yo que venía buscando las garrafas de galón que siempre compraba en USA...). Lo bueno de comprarlo en bolsas es que al parecer sale más barato, y aunque en un principio pareciera incomodo, ya conseguimos una jarritas con la medida perfecta, donde ni siquiera hace falta vaciar la leche de la bolsa.

Luego de esta breve anécdota láctea, les cuento que recibimos la nevera el sábado, día en que como a eso de las 9:30 el buzz del intercom nos despertó. De un camión sacaron la nevera, y extrañamente no usaron carretilla, sino más bien una especie de eslingas que se colgaron de los hombros y pasaron por debajo de la nevera, cosa novedosa que me imagino les facilita el estar subiendo y bajando escaleras.

Una vez puesta en su sitio, me dijeron que debía esperar 1 hora para ponerla en uso para que se aclimatara y se asentase el refrigerante (En realidad no me dijeron nada, y no soy bueno con las neveras, pero como maracucho al fin  tengo que inventarle una explicación a todo ;) ). Lo cierto es que aproveche el tiempo para leer el manual, quitarlo las mil y un cintas de embalaje, armar las manillas y nivelarla.

Una vez encendida no paso mucho rato en  que le colocásemos nuestros imanes )los que tratamos de coleccionar en nuestros viajes). Desde ese momento, ya no es una nevera mas, sea largo o corto, por el tiempo que esté con nosotros, será nuestra nevera.

Recomendaciones