viernes, 17 de agosto de 2012

Ser Mamá en Quebec: Poco antes del Parto

Luego de las primeras 3 consultas me veía con la ginecólogo en su consultorio, cada 15 días, (les dije que había llegado de 34 semanas). En su consultorio, me pesaban, me tomaban la tensión y me hacia un tacto para verificar la dilatación.  También me hicieron también un ecograma para verificar que todo estuviera bien, pues si bien los que traía les servían, la doctora prefirió ver ella misma como estaba todo, (eso lo hicimos en el hospital y Álvaro estuvo conmigo mientras lo hacía). La doctora nos indicó que Samuel ya estaba en posición y que todo estaba bien, solo restaba esperar que me dieran los dolores.

Las enfermeras del hospital me dieron mi librito Mieux vivre avec notre enfant de la grossesse à deux ans. (tambien disponible en línea) Un amigo nos dijo que era el ABC de cuidados de los bebes aquí, y ciertamente hasta ahora me servido muchísimo, desde cómo superar obstrucción en el seno y mastitis hasta que sólidos y las cantidades debo ir introduciendo a Samuel. Pero bueno me estoy adelantando en esta parte aun no había nacido. El libro lo pueden pedir tanto en Francés como en Inglés. También me dieron varias hojas sueltas, unas eran ejercicios pre-parto, que ayudarían a facilitar el mismo, (sinceramente poco los hice) y otras con todos los síntomas de las contracciones y las falsas contracciones,  me informaron que al momento de las mismas no debía ir al hospital de una vez, sino esperar a que fueran continuas y estuviesen en intervalos de 10 minutos cada una (si mal no recuerdo).


Bueno el día llegó (al menos eso creía yo), los dolores comenzaron y parecían un dolor de vientres cuando me venía el periodo (yo sufrí de dolores terribles toda mi adolescencia), nada que matara pero sí bastante fastidiosos, esperaba y esperaba a que fuesen regulares, seguí las indicaciones de las enfermeras, me di una ducha de agua tibia, para relajarme y nada que se regularizaban, ya no recuerdo si pase 2 o 3 días con dolores, en ese tiempo fui 3 veces al hospital, la primera con Álvaro en la madrugada, me hicieron tacto y solo llevaba 2 cm, me hicieron caminar por el hospital un largo rato y nada que aumentaba la dilatación, a la final me mandaron a descansar en mi casa. (como si se pudiera descansar con el dolorcito pegado), luego durante el día deje de sentir que Samuel se movía por más de dos horas, seguí las indicaciones de las enfermeras, me puse de medio lado, tome jugo de naranja y nada, así que me fui de nuevo al hospital esta vez con una amiga (la que les conté que también estaba embarazada, un mes menos que yo), en el hospital me pusieron el monitor para escuchar los latidos del corazón de Samuel y ver las contracciones, todo se escuchaba bien, pero él no se movía.

Yo estaba aterrorizada, quería que me hicieran un ecograma y quería verlo, pero nada de eso, la enfermera me pidió que me relajara que ya vendría el médico de guardia a verme (estaba atendiendo un parto en ese momento), llamar a Venezuela no ayudo mucho, mi mama que es enfermera, me decía que me estaban dejando pasar el parto, que había mujeres que no dilataban y había que inducirles el parto o hacerles cesaría, (a todas estas aun me faltaba una semana para la fecha que mi doctor en Venezuela esperaba que fuera el parto). Bueno escuchar eso me puso muy nerviosa y comencé a llorar, la enfermera al verme llorando se estresó bastante (aquí toman mucho en cuenta la salud mental de la gente, y más de las madres), no sé si saco al doctor del parto o que hizo, pero me trajo al doctor enseguida, a lo que el doctor me puso la mano en la barriga adivinen? Samuel pego un brinco, hasta ahí llego el estrés, yo le decía al doctor que mi mama me había dicho lo de inducir el parto y el muy tranquilamente me dijo: “ne vous inquiétez pas, le bébé ira bien”, o algo así le entendi, me dieron una pastilla para reducir las contracciones y, de nuevo, me mandaron para la casa.

Otra noche en vela con dolores, hasta que como a las 4:00 am ya eran medio regulares y desperté a Álvaro, llegamos al hospital a eso de las 6:00 am y en ese tacto ya tenía 4 cm (finalmente el trabajo había comenzado verdaderamente), me atendió la enfermera hizo el tacto, coloco los monitores y me dijo: "Ahora si vamos a tu habitación para dar a luz".

En la próxima entrada les estaré contando sobre el parto. Hasta entonces!

Te gustó esta entrada? pues asegurate de no perderte las siguientes recibiéndolas directamente en tu correo, solo tienes que ingresar tu dirección de correo aquí debajo