jueves, 23 de agosto de 2012

Ser Mamá en Quebec: El Parto

En el post anterior olvide contarles que unas semanas antes de dar a luz, y por recomendación de las enfermeras, asistimos a una charla en el hospital, donde, además de explicarte lo que hay que hacer en el momento del parto y los papeles que ha que llenar, te dan un recorrido por el hospital y te muestran la habitación donde uno da a luz, la cual nada tuvo que ver con las frías salas de partos que había visto en Venezuela.

Sin embargo, cuando entramos en la habitación que nos asignaron, esta era más bonita de la que nos habían mostrado en el recorrido. Habia una cama normal, una mesa con dos sillas, una mecedora y un radiecito para escuchar música. Lo unico que me recordaba que no estaba en un hotel eran dos monitores electrónicos, uno donde escuchábamos los latidos del corazón de Samuel y otro donde se veían las contracciones.


Ya en la habitación, me preguntaron si iba a querer la peridural y les dije que si, por lo que fueron a buscar a la anestesióloga, mientras tanto debía esperar a seguir dilatando. Como a eso de las 9 o 10 de la mañana, volvieron a verificar la dilatación y como no había prosperado mucho me colocaron oxitocina, creo que primero me colocaron la peridural y luego la oxitocina, la verdad no estoy segura, lo cierto fue que después las contracciones se veían mas fuertes en la pantalla pero ya no se sentían (gracias a que mi suegra me recomendó decir que si a la peridural),  en una de estas Álvaro bajo a buscar las cosas en el carro y justo en ese instante rompí fuente, humedad pareja, la enfermera pendiente todo el tiempo de mi comodidad de inmediato coloco toallas y recogió todo, cuando volvió a revisar la dilatación ya tenía casi los 10 cm.

Ahora sí!! A llamar la obstetra y a preparar todo, la enfermera procedió a transformar la cama, la cual a nivel de las piernas se dobla y ahí le ponen los soportes donde uno apoya los pies para el proceso de parto, trae todo el equipo de parto estéril envueltos en un plástico y lo coloca sobre la mesita que antes parecía de café ahora es la mesa de instrumentación, me prepara a mi diciendome en qué posición ponerme y llega la obstetra, todo este tiempo tengo que ver la pantalla para saber cuando tengo contracciones pues no siento casi nada, le digo a la enfermera que no siento las contracciones y ella me dice que no me preocupe que cuando ella me indique que puje, y bueno asi fue, entre que veía el monitor y ella me indicaba pujaba, en una de esas vimos como se asomaba la cabecita negra de cabello de Samuel,  (yo veía por un gran espejo que me colocaron en frente y Álvaro estuvo ahí todo el tiempo, salvo por haber salido a buscar las cosas y perderse la ruptura de la fuente),  en una o dos contracciones mas ya Samuel estaba afuera J, lo sacaron y me lo colocaron en el pecho, mientras arreglaban lo del cordón prensándolo para que Álvaro lo cortara (si, el papa tiene ese privilegio), luego de eso el bebe reposa en tu regazo un buen rato, no estoy segura en que momento me quitaron a Samuel para limpiarlo, pues pedí que  me dejaran el espejo para ver cómo me hacían la limpieza (curetaje). Ahí hubo una pequeña complicación pues al parecer no me hicieron episiotomía, y presumo que por eso al salir Samuel hubo un  desgarre que rompió una venita La residente que estaba haciendo la limpieza no lograba conseguir de donde salía sangre, me estreso verle la cara y mire a la enfermera, parece que hubiésemos hablado con la mirada pues de una salió y busco a la obstetra quien con manos mágicas de dos cosidas había cerrado la venita y la hemorragia (no era abundante pero si constante).

Así finalizo el proceso en esa habitación de parto, luego de eso hay tres alternativas de habitaciones donde vas a pasar las siguientes 48 horas con tu bebe y su papá: 1. Habitación publica (para 4 personas), 2. Habitación semi privada (para 2 personas unos 75$ por día) y 3. Habitación privada (para ti sola unos 150$ por día). Nosotros nos quedamos en una semiprivada, en mi mitad, estaba mi cama, una mecedora y una silla  y la cuna de Samuel, además de dos mesas. En la habitación se comparte el baño y una salita donde se baña y se cambia al bebe.

Luego les sigo contado sobre los dos días que pasamos luego en el hospital


Te gustó esta entrada? pues asegurate de no perderte las siguientes recibiendolas directamente en tu correo, solo tienes que ingresar tu dirección de correo aquí debajo

Recomendaciones